¿Política o economía? La delgada línea que separa a uno y otro.

1.          ¿Política o economía? La delgada línea que separa a uno y otro.

Todo el affaire podría ser un asunto de revisión científica y de buen hacer académico. Un affaire que tendría su repercusión en las cafeterías de distintas universidades y generaría algún corrillo en algún congreso científico, pero no habría de tener mayor repercusión ni mediática ni política.
Pero sin embargo el asunto ha tenido una amplia difusión pública y repercusión política.
 ¿Por qué? Porque a día de hoy la ciencia económica tiene más de prescriptivo que de descriptivo, esto es, de política que de ciencia. Está más centrada la economía actual en cambiar la realidad que de entenderla, como si la biología fuese la ciencia de modificar las plantas, y no de estudiarlas.
Ambas partes del debate acusan a la otra de hacer recomendaciones políticas más que ciencia, termina el artículo de los economistas de la Universidad de Massachussets con un significativo párrafo:

Specically, RR’s findings have served as an intellectual bulwark in support of austerity politics.The fact that RR’s findings are wrong should therefore lead us to reassess the austerity agenda itself in both Europe and the United States.

Lo que evidencia el objetivo de estos autores con la revisión del paper de Reinhart y Rogoff (alias RR en este expediente) era combatir las medidas de austeridad más que señalar el error metodológico que ellos cometieron.
Y gran parte de la defensa de RR se ha centrado en que ellos no hacen política sino economía, y en el penúltimo párrafo de su respuesta a las críticas dicen que:

Finally, we view ourselves as scholars, though obviously given the prominence of book, and the extraordinary circumstances of the financial crisis, politicians will of course try to use our results to advance their cause.

Todos dicen hacer ciencia, pero todos dicen que tiene consecuencias políticas. Y es que de hecho las tiene, y ambas partes en el debate la buscan. El departamento de Amherst de la Universidad de Massachussets aparece en los medios como neo-marxista, heterodoxo e influyente en la realidad política.
Paul Ryan, candidato a la Vicepresidencia de EEUU el año pasado citó el trabajo de R-R como argumento a favor de la austeridad. De lo que ellos se desentienden completamente diciendo que no buscaron su influencia.
Aunque dicen que no buscaron su influencia, sí es cierto que hacen “prescripciones” de economía política en cada uno de sus artículos y sus réplicas. RR no tienen nada claro la diferencia entre la ciencia, que es descriptiva, y la política y el consejo político, que son prescriptivos, ellos dicen hacer ciencia, pero no sólo describen lo que ocurre, no sólo dicen lo que hay, también lo que habría que hacer (en su caso utilizan la significativa expresión: nosotros abogamos por…).
Por eso la blogsfera de izquierdas ha sido muy dura acusando a Reinhart y Rogoff de hacer política, y parece que han encontrado muchas evidencias, como las múltiples reuniones a puerta cerrada que han tenido con los senadores de EEUU y otros influyentes políticos. Se acusa a Reinhart y Rogoff de ser mucho menos comedidos en sus apreciación de lo que son en sus papers académicos.  Matthew O’Brien en The Atlantic, presenta casos de reuniones con senadores americanos donde decían cosas como:

“Absolutely,” Rogoff said. “Not acting moves the risk closer,” he explained, because every year of not acting adds another year of debt accumulation. “You have very few levers at this point,” he warned us.

Esto es, que R-R:

R-R whisper “correlation” to other economists, but say “causation” to everyone else.

Cuando la política entra por la puerta la ciencia sale por la ventana. Cuando el objetivo es hacer prescripciones las descripciones se adaptan a los objetivos buscados, cuando lo que se quiere es influir en la agenda política las investigaciones se sesgan para lograrlo.
La ciencia economíca actual no es objetiva sino que tiene objetivos, en muchos casos políticos, y tanto los contendientes como los intervinientes en este debate lo han dejado meridianamente claro, a pesar de que dicen lo contrario, sus investigaciones no tienen como objetivo principal conocer la realidad si no influir en la realidad. Lo que es muy distinto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s