La inflación ya está aquí. (Aunque apenas se la vea)

Una de las críticas (1) más comunes a la teoría austriaca del ciclo económico (ABCT) es que los economistas austriacos (y otros economistas liberales) llevamos cuatro años anunciando una hiper-inflación que parece no llegar.

Por el contrario las tasas de inflación parecen ser “razonables” para la mayoría de los economistas.
En 2011 ha habido:
    Cualquier persona razonable podrá pensar que perder en torno a un 3% de su dinero este año sin ningún motivo es mucho perder, pero no así la mayoría de los economistas, que consideran estos unos muy buenos datos.

     Pero es que esa es la inflación general es la que mide todos los bienes y servicios. La inflación que paga cada uno de los ciudadanos es muy distinta, pues lo que más sube son los alimentos y la gasolina. Pues existe ese concepto alucinante que es “La inflación subyacente“, esto es, la inflación sin contar la comida ni la gasolina. Teniendo en cuenta que la mayoría de los ciudadanos se gastan la mayor parte de sus ingresos en la hipoteca, alimentación, tabaco, alcohol y transporte; la inflación subyacente es decir un:

No se preocupe, que no sube mucho el precio de los productos. Excepto de los productos que usted consume, que suben mucho.


¿Está entonces la inflación controlada?
Bueno, volvamos a primero de economía.

Lo primero que se estudia en una clase de economía básica es la curva de oferta y demanda. 
Aún en la interpretación más elemental de esta curva se sabe que Cuando disminuye la demanda, se desplaza la curva de demanda hacia la izquierda, dando lugar a una disminución de precios.
Por ponerlo de manera gráfica como en cualquier libro de introducción a la economía:
Expliquémoslo como en los libros de introducción: En el gráfico se puede ver que se baja la curva de demanda (nueva demanda en morado) el nuevo precio de equilibrio (P2) es inferior al precio de equilibrio previo (P1)




O por recordar aquellos tiempos en los que yo estudiaba estas cosas; se puede ver una foto de mi Mankiw, en el que se observa el caso contrario, que si aumenta la demanda aumenta el precio de equilibrio del producto en cuestión.







      Creo que no merece mucha explicación el decir que en estos momentos de crisis disminuye la demanda.
¿Hace falta que justifique que se venden menos coches? ¿Que se toman menos cañas? ¿Que se come menos fuera de casa? ¿Que se viaja menos? ¿Que se gasta menos en ocio? ¿Que se fuma menos?
Parece evidente que en tiempos de crisis se reduce el consumo, esto es, se reduce la demanda, se desplaza la curva de demanda hacia la izquierda.

             Pero: !Si disminuye la demanda ha de disminuir el precio¡
Si hay una gran crisis, y por tanto una gran reducción de la demanda, debería haber reducción de precios; esto es: deflación.

Pero sin embargo tenemos inflación, tenemos una inflación considerable de hecho.

¿Qué ha pasado entonces?
Pues que ha sido tal la inundación de dinero al mercado por parte de los bancos centrales que han cubierto toda la deflación que de manera natural se ha producido en los mercados y ha rebosado hasta un 3% de inflación.

En realidad no solo se ha producido esa inflación registrada, que es la visible, sino que hay que contabilizar que no se ha producido el ajuste por precios propio de una recesión, no se ha producido la deflación, por tanto ha habido lo que podríamos llamar una “inflación encubierta“, encubierta por la deflación que no se ha producido.

¿Cuánto es esa deflación no registrada? ¿Ese ajuste de precios sobre-cubierto por la impresión de dinero?
Por desgracia, al ser algo negativo, no observable, no tenemos ningún dato fiable. Pero sí que uno se puede aventurar a decir sin riesgo a equivocarse que habiendo sido esta la crisis más importante de los últimos 70 años el ajuste en precios, la deflación, ha debido ser acorde a esa importancia.

En resumen, la inflación es tan solo la parte que se ve de los efectos de la inyección de dinero por parte de los bancos centrales; pero hay mucho recorrido por debajo de un 0% de cubrir los ajustes que se producen por deflación.

La inflación ya está aquí, aunque apenas se la vea.
Pues el dinero nuevo cubre la deflación que no se ve, y por tanto apenas asoma el dinero nuevo en forma de inflación (positiva).


(1) (Ya sé que usar a Krugman como crítica puede ser poco honesto por mi parte pues su consistencia es muy cuestionable -Véase Krugman in Wonderland-, y más aún en las entradas en su blog. Pero teniendo en cuenta que tiene un premio Nobel de economía y que es el economista más influyente del mundo…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s